Archive | Animales RSS feed for this section

The Plague Dogs

18 Sep

Me sorprendió la cantidad de comentarios que recibió mi última entrada sobre la tipa sadomaso de la “campaña” contra la experimentación en animales… No es que hayan sido muchos, pero más de los que estoy acostumbrada en el blog sí.

Como sea, me sorprendió también cómo es que la gente comenta sin leer… Bah, en realidad no, sé que así es la gente. De cualquier modo tengo que aclarar que a mí no me gustan los experimentos en animales para nada, pero sé que muchos son necesarios y que gracias a ellos vivimos como lo hacemos hoy y sabemos tantas cosas que sabemos hoy… Aún así es algo triste, muy triste, y hoy buscando por ahí me topé con esta película que tuve la oportunidad de ver ya hace un buen tiempo, pero que sigue en mi memoria por lo original e impactante que llega a ser.

Se trata de Plague dogs, o Perros de plaga. No fue una película muy famosa y no lo es hasta la fecha. En su tiempo (1977) no estaba de moda “preocuparse” por los animales como ahora, así que naturalmente no llamó mucho la atención. Pero ahí le doy otro punto al escritor de la novela (Richard Adams) por tocar un tema que pocos tocaban y por realizarlo de manera tan buena. No lloriqueando ni poniendo cosas que no existen, sino narrando una historia creíble y diga de reflexionar.

Sin embargo, no quiero recomendarla a los “amantes de los animales” porque seguramente la arruinarían como todo y la andarían poniendo en todos lados como una película de campaña cuando no lo es; la recomiendo como película, una buena película de animación y poco conocida. Y lo mejor de todo es que está completa en Youtube, así que aquí la dejo para todos.

 http://youtu.be/WmCcHXC9BUQ

Share

Jaqueline Trade… ¿Qué diablos es esto?

25 Aug

Ayer navegando por el Internet me topé con la mórbida interesante foto de una tipa atada y siendo maltratada extrañamente por un tipo al lado disfrazado de doctor… Lo primero que pensé fue “¿por qué carajo estoy viendo sadomasoquismo en Internet?” hasta que leí el texto que acompañaba a la imagen. Les dejaré ambos, para empezar…

Jaqueline Trade, se sometió durante 10 hrs. delante de una vidriera en una famosa calle de Inglaterra, a los experimentos que sufren los animales en los laboratorios de todo el mundo.
Jaqueline, fué conectada a electrodos, fué inyectada varias veces, hasta que su brazo sangró, fué rapada una parte de su cabeza, se le sujetaron dos ganchos a la boca para obligarla a que la tenga abierta y se le obligó a tragar comida, luego se le aplicaron líquidos irritantes en sus ojos, y se le arrastró con una cuerda. Miles de compradores, y turistas estaban horrorizados con la escena, filmaban, tomaban fotos y llamaban a sus conocidos.

Esto es el principio de la campaña más grande para la abolición de la experimentación en animales.
Sorprendente, ¿cierto?
Sorprendente la estupidez, lo absurdo, lo inútil y lo desagradable que resulta esta “campaña”.
De verdad, ¿qué le ven de últil? ¿Qué fin tiene? ¿Causar morbo entre la gente? Las imágenes me causan repulsión, no porque me perturbe ver una mujer siendo “experimentada”… Para nada, para mí es más bien una burla descarada a un animal sufriendo cada día. Que eso sí, ver un animal siendo experimentado logra causar en mí lástima y tristeza, pero sigue siendo algo necesario para nuestra supervivencia como especie. Claro que en el ámbito cosmético me parece inútil y cruel, pero díganle eso a las mujeres, principales peones del capitalismo y la vanidad, además de la hipocresía. “Ay, pobre perrito, lo voy a salvar” y al día siguiente lo primero que hace es pintarse la cara con productos hechos a costa del sufrimiento de un animal, quizá menos lindo, como una rata. Pero un animal a fin de cuentas.
En serio me enfada ver tanta falsedad por parte de estos pseudoanimalistas. Recientemente escribí sobre ellos y su falta de  coherencia, prometiendo una parte 2 del escrito que hasta ahora no he hecho, pero que pronto haré. Me volvió la inspiración viendo esta campaña…
Por si aún tienen morbo, les dejo imágenes en el siguiente link:
Share

La moda del animalismo – parte 1

20 Apr

La verdad es que hay muy pocas cosas que me gusten tanto o más que los animales. Me parecen, y siempre me han parecido, sumamente interesantes y hermosos. Diría incluso que son lo que vuelve el mundo interesante, y por supuesto, de gran importancia para nuestra propia vida como especie.

Nunca me ha gustado ver un animal sufrir, sobre todo si es culpa directa de un ser humano. De hecho, me atrevería a decir que es algo que pocos toleramos, pero que día a día vivimos a costa de ello, y muy pocos buscan algo para evitarlo.

Porque sí, son pocos, aunque pareciera que son muchos. Y es que el asunto del animalismo” se ha vuelto una moda. Yo no le veo nada de malo, en absoluto, quizá haya buenas intenciones fuera de la moda, pero me parece totalmente estúpida la actitud que toman la mayoría de estos “activistas”, y quiero explicar el por qué. Quisiera decir que a lo largo de los años y desde la primera vez que me interesé por el tema del especismo, he cambiado de opinión muchas veces, y lo que escribo es la conclusión a la que llegué ahora, pero sé que es probable que mis ideas sigan evolucionando, así que dejo esto a juicio de quien lea.

Yo sí me comería un filete de carne humana.

Tengo la firme creencia de que si hay que hacer algo malo (teniendo en cuenta lo subjetiva que es esta palabra, apegándose a los estándares generales), así, que de veras no haya de otra, pues ni modo, hay que hacerlo. Por ejemplo, si tienes una serpiente de mascota, hay que alimentarle con presas vivas o cadáveres, y puede que a algunos les duela ese hecho, pero no podemos dejar a la pobre serpiente morir de hambre. A esa responsabilidad se somete uno al comprar una serpiente. Hay quienes dirán que las serpientes no son mascotas, pero de eso hablaré un poco más adelante. (Está difícil ordenar esto, quiero decir bastantes cosas).

Así mismo los humanos somos animales, hay que tenerlo bien claro. Desde el inicio de nuestra especie hemos sido animales, y la ley de los animales es simple: sobrevivir. Todos tenemos diferentes armas, defensas y métodos para hacernos un espacio en el mundo. Algunos pobres desgraciados, como los dinosaurios y miles de millones de especies extintas más, no soportaron una u otra situación por su propio diseño como especie, y desaparecieron. Las especies están constantemente sometiéndose entre sí por el mismo motivo: sobrevivir.

Y es que, por ejemplo, si los humanos dejáramos que los osos, elefantes, cocodrilos y demás animales salvajes que suelen vivir cerca de comunidades humanas hacer lo que quieran, “por respeto”, entonces nos joderían a nosotros. Los animales se alejan de nosotros porque saben que tenemos cómo defendernos; lo han aprendido desde hace muchísimos años y no son estúpidos, ellos también evolucionan y se dan cuenta de las cosas. Un claro ejemplo son los monos de Jaipur en India. Son tan “respetados” que se han vuelto abusivos, roban comida y hacen lo que se les da la gana porque saben que no les harán nada. Como dije, no son idiotas, simplemente no son humanos.

Nomnom

Claramente, con esto no me refiero a que debamos matar a todos para que nos dejen en paz, pero sí hay que poner regulaciones. Por lo general si un cocodrilo mata a una persona, el cocodrilo es sacrificado. Más o menos como la pena de muerte, y no le veo absolutamente nada de malo. Puede ser que el cocodrilo “no sepa” lo que hace, pero si es un peligro para tu propia especie, o te alejas, o lo alejas. Así de fácil.

Me parece tonto que la gente quiera evitar la muerte de estos animales. También me parece tonto que se acerquen a una comunidad de cocodrilos, pero bueno, ellos ya pagaron con la muerte. Para no irnos tan lejos, pondré un ejemplo más simple: el de un perro. Cuando un perro muerde seriamente a alguien, el perro es sacrificado y el dueño (por lo general) sancionado y muchas veces se lleva un buen problema económico a raíz de su irresponsabilidad.

¡Abrazo!

Muchos animalistas argumentan que el perro no tiene la culpa de nada y que el dueño debería pagar con cárcel y hasta algunos que a él deberían matarlo (con el perdón de todos, LOL). Y esto me duele, pero yo estoy de acuerdo en que se sacrifique a un perro agresivo. ¿Por qué? Porque el perro es un animal que lleva siglos de ser domesticado. Sus instintos han quedado tan apagados a lo largo de la vida al lado del ser humano, que es casi como si fueran otro más de nosotros. Los perros también son como las personas: si llevan una crianza mala, obtienen una actitud mala. ¿Qué es lo que quiero decir? Quiero decir que no me gusta para nada que tengan que matar a un perro por haber sido mal criado, ni tampoco me gusta que haya tantos niños abusados que se convierten en asesinos y demás criminales, pero que es necesario terminar con el problema. AHORA, también quiero decir que esto es totalmente prevenible, y la solución ideal (fuera de matar al dueño del perro y todo eso) sería REGULAR a las mascotas así como se regulan a los niños. No vender un perro a cualquiera, no dejar que cualquiera tenga un perro y revisar que quienes los tengan no los estén usando o tratando indebidamente. Tal cual hacen (o dizque hacen) con los hijos, vamos. Así todos somos felices y las lamentables situaciones en las que un dueño se endeuda de por vida y su perro es sacrificado disminuirían demasiado.

Cada día que vivimos lo hacemos gracias a otras especies animales (y en general otras especies). El ejemplo más simple que podemos encontrar es el de la comida. Claro que hay una parte de la población que se opone a esto y hace otra cosa que me parece tonta, aclarando que sólo si es por “defender a los animales” o por “respeto a la vida”: el vegetarianismo.

Ok, aquí veo el problema. Los vegetarianos argumentan muchas cosas, demasiadas. La mayoría, sin embargo, me parecen absurdas. Primero que nada hay algo bien simple: no se va a dejar de consumir carne. La industria de la carne, en cualquiera de sus presentaciones, está tan establecida (o mucho más) que… el Internet, por ejemplo. Hay demasiada gente que depende de ese negocio no sólo para comer, sino también para vivir. Así como hay abogados que se ganan la vida corrompiendo, eh, digo, haciendo justicia, también hay muchos ganaderos que se ganan la vida matando vacas. Y de hecho, otros también dependemos de ello.

Yo por ejemplo, sería incapaz de matar un pollo o cualquier bicho para comérmelo, a menos claro que esté en una situación crítica de supervivencia. Pero no podría criar mis animales para matar. De hecho, el hecho de no haber conocido al animal (ni siquiera haberlo visto en sus cuatro patas) que nos estamos comiendo es la razón por la cual la mayoría de nosotros no siente ningún remordimiento.  ¿Quién se comería a esa vaquita habiéndola visto pastar feliz y tranquilamente antes de una dolorosa ejecución? Pero hay gente que lo hace, porque de eso depende su vida en esta sociedad demás capitalista.

Pero ok, aquí viene otra cosa que dicen los vegetarianos: que se dediquen a la cosecha y hagan el mundo feliz con una dieta vegetariana para todos. Aparte de que no veo dónde quedan las vacas aquí (y los pollos, puercos, etc), tengo otra duda… Y por cierto, dime qué pasará con las plagas que atacan cultivos. Te recuerdo que los insectos son animales, y que te den asco o estén feos no les quita los derechos que les quieres dar a los demás… Pero fuera de eso: ¿qué le vas a decir a las tribus, a los esquimales y a todas las demás culturas que han consumido animales por generaciones y que además, dependen de ello? Hay lugares tan fríos que sin carne es difícil sobrevivir, y ahí mencioné ya esquimales. Estaría medio bastante mal llegar y decirles que dejen de cazar y pescar porque a ti los animales te gustan vivitos, aunque jamás hagas nada por ellos realmente. Algo así como toda esa gente que se opone con pies y manos al aborto, aunque no tengan ni planeado adoptar un bebé en su vida, pero de nuevo, ese es otro asunto. Pero bueno, supongamos que de algún misterioso modo son convencidos de dejar su dieta de milenios y se ponen a comer plantitas.  Ok, ahora pregunto: ¿qué va a comer mi perro? ¿Mi gato? ¿Mi hurón? ¿Qué comerá mi tiburón? Ok no, pero se entiende el punto. Una cosa es influir en tu familia a que cambie sus hábitos, otra cosa es influir a tu especie a que cambie sus hábitos, pero otra muy jodida y que es lo que tanto critican es que quieras cambiarle el hábito a otra especie.

Uf, y aquí me surgen tantos temas de qué hablar. Unos dirán que a ellos los hagas vegetarianos también (dios mío) y otros dirán algo así como “los animales no son mascotas” y NO SÉ QUÉ planean, pero el punto es que todas las millones de mascotas que hay en el mundo deben dejar de serlo. Pero por favor, hay perros que sencillamente no pueden vivir de nuevo en la naturaleza, como el Chihuahueño. Dime qué hará contra un San Bernardo, dime cómo cazará. Y si no, ¿qué? Están condenando a la extinción muchísimas razas de perro y especies que están 100% domesticadas, y es sumamente estúpido si lo que buscan es preservar la vida.

100% apto para ser liberado de su sufrimiento.

Y ahí mismo hay otros que opinan algo más: que los animales pueden ser mascotas (o como le dicen para que suene bonito y de más flojera escribir: animales de compañía), siempre y cuando no sean tratados como “productos“. Cabe aclarar que estas personas no suelen ser vegetarianos, simplemente gente que sigue la moda, otra vez. Ellos dicen que los animales no deberían venderse y que es nefasto que la gente lucre con ellos, aunque los traten bien y lleven una vida cómoda y sin preocupaciones: simplemente no les gusta. No les gusta que alguien gane dinero, parece, sólo así. Pero señores, ¡si ustedes mismos son lucrados! ¿No se dan cuenta, o qué? El simple hecho de trabajar, tu jefe está lucrando contigo, el jefe de tu jefe lucra con él, el dueño de la empresa lucra con todos. Pero ¿y qué? Si los humanos están feos y no tienen esa chistosa colita, ¿verdad? Si los humanos son un asco y no merecen vivir, aunque tú seas uno, ¿verdad? No me jodas.

Pero a ver, me fui muy lejos y no acabé de cubrir lo primero. El consumo de animales por su carne no parará, así de fácil. Y aunque tampoco me guste la idea de matar, sea lo que sea, si es necesario, está bien, PERO… si no es necesario el sufrimiento, ¿por qué provocarlo? Estaría ideal que los pollos tuvieran un espacio abierto para crecer, agitar sus alitas y caminar. Estaría ideal que llevaran regulaciones sanitarias, no sólo por su propio bienestar, sino por el humano también.  Estaría ideal que al momento de morir ocurriera rápidamente y con el menor dolor posible… Pero lo mejor es que todo eso es posible. Y el precio de la carne sería mayor, pero sería mucho más sano para todos, en todo sentido.

Y las mascotas… No diría que están bien (aunque tampoco esté mal) lucrar con alguien, sea o no de otra especie. Pero de nuevo, el sufrimiento es innecesario. No es justo para nadie que existan perros que toda su vida se la pasan pariendo y nada más, que no tienen ni espacio para darse la vuelta. Pero tampoco es justo que te tachen de monstruo porque tu perra tuvo cachorritos y se te antoja venderlos. O porque te dediques a ello, sin hacer daño a nadie. Y si se llevasen a cabo las regulaciones que mencioné antes sobre el control de quien tenga mascotas, hasta los animales acabarían bien, en un hogar adecuado a sus necesidades…

Hay mucho más que decir, hay muchos más temas sin cubrir en esta entrada. Pero por hoy creo que he dicho bastante, así que dejo esto, de nuevo, a juicio de quien lea, y escribiré más después.

Los dejo porque se me antojan unas alitas de pollo, ñam.

CONTINUARÁ…

Share

Guepardos

16 Apr

Continuando con una de las entradas dedicadas que prometí hace bastante tiempo (más de un año)… Llega el turno del … ¡guepardo!

Y si antes no hice la entrada fue porque honestamente no tenía idea de cómo hacerla sin que pareciera un artículo mal hecho de Wikipedia o cualquier cosa… Es un animal bastante conocido (aunque mucha gente no lo reconozca entre otros felinos)… Sorpresivamente, ya que el guepardo es completamente diferente al jaguar o al leopardo. Estos dos último quizá sí sean mucho más difíciles de distinguir, pero en el guepardo vemos una máquina… Su imagen misma es una máquina de velocidad, una máquina africana de correr, de depredación, hambre, peligrosidad… Una bestia imparable que en menos de un segundo nos atraparía y destrozaría… Un animal que vive para correr…

¿O no?…

Claramente una exageración, y de cualquier modo los guepardos (o cheetahs, chita) son el animal más veloz sobre la tierra. Pero viendo su anatomía no es sorpresivo, ese enorme corazón, largas, musculosas patas y potentes pulmones no nos dan otra idea. Desgraciadamente esto mismo se vuelve un arma de doble filo… Pongamoslo así como si en un videojuego tienes 10 puntos para gastar libremente es distintas habilidades, y pones 7 en velocidad y los otros pobres 3 apenas dispersos en las demás. (?) Es decir que su cuerpo puede ser tan veloz que supera los 100 kilómetros por hora, pero su capacidad defensiva o su resistencia al correr son bastante limitados.

Existen seis subespecies de guepardo, la mayoría en peligro crítico de extinción. Se cree que durante la última era de hielo el guepardo estuvo en peligro de desaparecer totalmente, por lo que su variabilidad genética es escasa. El de la imagen es un guepardo real, una manifestación rara en la genética y por lo tanto coloración del pelaje.

Y oh… miren esa foto, tan lindos y despeinadamente peluditos, aunque su crin vaya disminuyendo con la edad… No es de extrañar quien quiera tenerlo de mascota, y de hecho los egipcios solían domesticarlos, ofrecidos a reyes y príncipes.

lolwut

Un animal sumamente hermoso, lamentablemente en peligro por su propia anatomía y variabilidad genética (además de cacería), uno de los grandes felinos menos peligrosos pero el más rápido del mundo y de todos los animales.

Share

Perezosos en camino

11 Apr

Este video no ha dejado mi mente desde que lo vi por primera vez, y cada vez que lo veo es como si nunca lo hubiera visto antes. Creo que es lo más adorable que he visto y no me explico por qué. Será la combinación de música con imágenes adecuadas en el momento adecuado pero en fin, un video para comenzar de buenas el día, la tarde o lo que sea.

Share

Tu animal interior

8 Feb

Navegando por la web me encontré con este entretenido, corto y sutilmente interactivo test virual para saber qué animal eres, patrocinado por la WWF.

Por algún motivo siempre he sentido simpatía por esta organización, a diferencia de otras que no mencionaré por motivos personales. Me gustan los peluches además, seguro me compraré uno para apoyarlos y hacerme feliz a mí misma. xD

En fin, les dejo el link y mi resultado:

My Inner Animal is a Darwin’s Fox

A very rare breed, you are quite particular about where you live. There are only a few places that suit your fancy. Your soft and cuddly appearance is mesmerizing but you really prefer to be alone. You are also quite a sly character. Find your inner animal at WWF.

No estoy muy de acuerdo pero, está bien. xD

También hay un enlace al final para comprar peluches como adopción simbólica de la especie y ayudar a su conservación, muy lindos la verdad.

En fin, corto y entretenido, recomendable para cualquiera de ocio.

http://www.worldwildlife.org/sites/inner-animal/index.html

Share

Cuidando una zarigüeya

10 Jun

Simplemente me encantan las zarigüeyas. Me parecen tan interesantes, bonitas, inteligentes y además, se llevan el mérito de ser el único marsupial americano.

Resulta que hace unos días me encontré con una bebé fuera de mi casa. En cuanto la vi me enamoré y la metí rápido en una caja, antes de que el perro le hiciera algo. Entonces me puse a buscar en Internet cómo cuidarlas; la mayoría de la información estaba en inglés y además no te decían cómo cuidarla bien, sino cómo hacerlo temporalmente hasta encontrar un rehabilitador de animales salvajes profesional. Aquí por supuesto no existen esas personas… O no que yo haya encontrado, así que decidí cuidarla por mi cuenta, y he recolectado información que podría resultarle útil a cualquier otra persona en mi situación.

 
Mi tlacuache luego de 3 días de encontrarlo.

Primero que nada hay que saber si el tlacuache (así se llama la especie mexicana, pero en otros países la conocen como muca, rabipelada, comadreja overa o  simplemente zarigüeya) realmente necesita ayuda. Si mide más de 10cm lo mejor es dejarlo sólo y que se las arregle por su cuenta. Pero si los encontramos pequeños como este de la foto (el que encontré), con muy probablemente los ojos cerrados, débil, haciendo sonidos constantes y probablemente sin moverse, habrá que asegurarse de que su madre no esté cerca para buscarlo. En caso de que no, hay que recogerlo indemiatamente y buscar al rededor en busca de otros, ya que puede pasar que su madre haya muerto (o sido asesinada) y los bebés salieran del marsupio. Pero dejándolos sus posibilidades de sobrevivir son mínimas. Si decides cuidar los tlacuachitos entonces aquí está lo que debes hacer.

1.- Depósito Hay que mantener el (o los) tlacuache en un lugar oscuro como una caja de zapatos. Debemos proporcionarle calor, la forma más fácil que utilizo yo es con una botella de agua caliente pero sin que el tlacuachito la toque directamente. Para esto la cubrimos con una sábana, toalla o tela donde el tlacuache se pueda acurrucar cerca del calor.

2.- Alimentación A esta edad los tlacuaches sólo toman leche materna en el marsupio. Habrá que comprarle leche de fórmula para cachorros (perros), o leche ya preparada para los mismos. Se encuentra fácilmente en supermercados o clínicas veterinarias y se la podemos dar al tlacuache con una jeringa o gotero; o en caso de encontrar, un biberón pequeño que el bebé pueda succionar.

Dependiendo del estado del tlacuache también es recomendable proporcionarle electrolitos con agua o con la leche para evitar deshidratación. Cuando el bebé comience a morder los dedos, entonces es conveniente comenzar a darle un poco de fruta blanda como plátano o sandía, en cantidades muy pequeñas.

Es importante alimentarlos cada dos o tres horas dependiendo de la exigencia del tlacuache, y no parar hasta que él quiera y además no obligarlo en caso de que no responda a la leche.

3.- Parásitos Dado que estos animales buscan gran parte de su comida en la basura, es muy probable que los tlacuachitos esten cubiertos de liendres o pulgas. Las liendres son fáciles de remover con las uñas o alguna palita para gente sensible. Las pulgas son difíciles de detectar, pero para eso tenemos el siguiente dato.

4.- Limpieza Con un té de manzanilla tibio podemos hacerle una limpieza al tlacuachito, luego de un rato que ya esté alimentado. Remojando un pedazo de algodón y pasándolo por el cuerpo del bebé quedará limpio, y en la cara le ayudará a poder abrir los ojos. Asímismo saldrán las pulgas en caso de tener y es la oportunidad perfecta para matarlas.

5.- Estímulos Siendo pequeños los tlacuaches necesitan estímulo de su madre para poder evacuar bien sus desechos. En este caso debemos utilizar un algodón o isopo con agua tibia y masajear sus genitales. Probablemente no pase nada pero también sucede que hace orín en ese mismo instante que podemos aprovechar para limpiar los residuos.

Esos son los cuidados que lleva mi tlacuachito hasta ahora y va mejor que bien. También lo dejo trepar mi mano para que vaya haciendo fuerza con sus extremidades. En caso de que el bebé se niegue a comer o se vea muy débil es recomendable llevarlo al veterinario, aunque también es muy probable que no sobreviva sin su madre.

Espero sirva esta información, dejo un par de videos de mi tlacuachito y uno de uno más grande.

Share