Archive | Ocio RSS feed for this section

Comentarios desde Facebook

1 May

Me di cuenta de lo mal que se veían los comentarios en el blog. Cuando respondía a un comentario, no aparecía como respuesta sino como comentario aparte… Así que instalé los comentarios por Facebook, aunque también están disponibles los otros (que espero mejorar) así que pueden decidir donde comentar…

Ojalá comenten. 😀

Share

Erizos como mascotas

6 Aug

Los erizos son animales sumamente lindos a la vista. Tienen unos ojitos muy tiernos y unas púas que les dan un aspecto interesante…

Eso mismo me llevó a mí a adquirir mi primer erizo, sin saber mucho respecto a cómo son como mascotas. Así que compartiré un poco de información (la más importante) acerca de ellos y sus cuidados.

Características generales.

-Poseen espinas (o púas), lo más llamativo:

*NO las lanzan. Eso es un mito, ningún animal lanza sus espinas, ni siquiera los puerco espines.

*Las espinas del erizo en realidad son pelos modificados para su defensa.

-Viven aproximadamente 4 o 5 años.

-No miden más de 20cm, usualmente menos.

-Son buenos excavadores y tienen garras fuertes.

-¡Varían en muchísimos colores!

-Su mejor sentido es el olfato.

-Son nocturnos.

-No hacen mucho ruido, pero sí tienen modos de comunicarse.

*Siseo: lo hacen cuando se sienten amenazados y toman forma de bolita. También cuando quieren alejar a otro erizo, de manera agresiva.

*Silbido: un silbido muy suave que realizan al estar emocionados, usualmente explorando.

*”Squeak“: parecido al sonido de un pollito o ave, lo hace el macho con una hembra cuando quiere aparearse.

*Grito: únicamente cuando sufren un dolor agudo, alguna caído o golpe, usualmente lo hacen rápido al sentir el dolor y si no para prolongado. Todos los mamíferos domésticos llegan a gritar cuando sufren dolor, por más silenciosos que sean.

¿Los erizos son roedores?

No. Son animales carnívoros, y el erizo vendido comúnmente como mascota es el erizo pigmeo africano. Es un animal totalmente doméstico y luce muy diferente a un erizo salvaje europeo.

Erizo silvestre

Cuando adquirí mi erizo, yo tenía la idea de que era un roedor. Pero vaya sorpresa me llevé al notar que tiene una hilera de dientes y colmillos hechos para comer carne e insectos. Pero además de la dieta, una cosa muy importante acerca de esta diferencia es que los erizos no hacen su excremento en “bolita“, ni bolita sólida fácil de limpiar e inolora. Su excremento es más bien como el de un perro pero claro, de un tamaño mucho más chico. Tiene olor, igual que la orina, y mucho más fuerte que el de un roedor. Por eso es que hay que limpiar diario el lugar donde hacen sus necesidades, por nuestro propio bien y el suyo.

Por lo mismo tienen un temperamento muy distinto. Los erizos no son animales que disfruten mucho la compañía y apapacho humanos. De hecho su instinto los hace erizarse ante cualquier sonido o imagen repentinos que lleguen a percibir. Además de que si están dormidos (como es la mayor parte del día) se molestarán bastante de ser molestados, haciendo muy difícil el poder tomarlos con las manos (imposible en algunos erizos temperamentales).

¿Cómo es la personalidad de un erizo?

Antes de comprar uno sería bueno tener en consideración lo siguiente:

-No suelen venir cuando los llamamos. De hecho suelen hacer caso omiso a nosotros.

-No aprenden trucos, pero sí pueden aprender a defecar en un sólo lugar, como los perros.

-No disfrutan que los abracemos, normalmente querrán irse o en el mejor de los casos se dormirán en nuestras manos.

-Algunos erizos no se dejan tocar en absoluto, por más que intentemos que se acostumbren a nosotros.

-Pueden llegar a lastimar con sus púas.

-Si llegan a morder, duele bastante, pero normalmente no lo hacen.

Y a pesar de que todo esto suena negativo, los erizos son muy buenas mascotas por los siguientes motivos:

-Son pequeños en comparación de un perro o gato.

-Requieren poca atención, pero SÍ la requieren.

-La mayoría de las veces basta con limpiar (completamente) una vez a la semana su habitat.

-No tienen olor por sí mismos.

-Es muy raro que causen alergia.

-No necesitan vacunas, pero sí es recomendable visita anual al veterinario.

-No muerden todo lo que ven ni destruyen cosas (por no ser roedores).

-Son muy lindos y curiosos, ¿a quién no le gustan?

¿Cómo debo ser yo para tener un erizo?

Investigar todo sobre ellos. En serio, yo he descubierto poco a poco cosas que no sabía sobre ellos, y varias veces me enteré de que lo que hacía estaba mal. Hay que informarse todo lo posible antes de adquirir uno.

Paciente. Muchas veces los erizos requerirán mucha atención antes de ser abiertos con nosotros.

Gentil. No hay que tratar mal a un erizo porque nos pique, o dejarlo caer por la sorpresa. Siempre hay que tratarlos con cuidado ya que son frágiles.

No esperar mucho. En el sentido de que nos siga, duerma con nosotros o aprenda trucos, nada.

¿Cómo se llevan con otras mascotas?

Todo depende de ambos animales. Por lo general, los erizos se harán “bolita” ante cualquier olor desconocido de otro animal, incluso ante otros erizos. Son animales solitarios que prefieren no tener compañía en absoluto, a menos claro que se trate de un jugoso tenebrio. Siempre hay que vigilar cómo reacciona el erizo con otros animales. Perros, gatos y hurones pueden llegar a herirlos si son muy agresivos, a pesar de las púas, o incluso ambos animales pueden llegar a lastimarse.

¿Los erizos hibernan?

Son animales muy friolentos. En invierno, es sumamente importante que tengan el calor suficiente, comprando algún calentador de ser necesario, manteniendo al erizo en una temperatura de preferencia mayor a los 15°C. o podrían llegar a morir en un intento fallido de hibernación. Al ser domésticos, no están preparados para un proceso silvestre como este. Lo mejor es tener al erizo en un interior, en alguna habitación donde tampoco se les moleste demasiado, ya que duermen de día y despiertan de noche. Cuando adquirí a mi erizo me asustaba mucho que no lo veía nunca salir de su escondite ni para comer, pero es que todo eso lo hacen mientras nosotros dormimos, o cuando las luces están apagadas.

Pero volviendo al tema del hogar para un erizo…

¿En qué puede vivir un erizo doméstico?

Jaula: Suelen ser espaciosas, fáciles de limpiar si tienen bandeja y los precios varían de barato a muy caro. Al permitir la entrada del aire y estar hechas de metal suelen ser más frías.

Pecera: Suelen ser poco espaciosas, así que hay que conseguir una grande cuyo precio por lo tanto será más elevado. Sin embargo mantienen mejor el calor y es mucho más difícil que un erizo escape de una pecera… Así mismo mantienen el olor y son muy difíciles de limpiar, así que no son recomendables.

Contenedor: Suelen ser grandes y de precios baratos ya que no están propiamente hechos como mascoteras. Son de plástico, por lo tanto ligeras y fáciles de mover, además de dificultar el escape de los erizos y mantienen el calor. En mi opinión la mejor opción.

En cualquier lugar que usemos de casa siempre necesitaremos lo básico: comedero, bebedero, escondite, rueda y sobre todo sustrato.

¿Qué tipo de sustrato usar?

He leído bastante sobre el sustrato, y he probado viruta, cartón y tela. Me he quedado con la tela. Lo que hay que EVITAR a toda costa es el aserrín, es decir polvo de madera, ya que es totalmente dañino para los erizos y tiene muchas más probabilidades de traer parásitos como ácaros que ponen la salud del erizo es riesgo.

Lo mejor para usar como sustrato/cama es la tela. Franela o polar, por los siguientes motivos:

-No hay peligro de ácaros (no hay polvo).

-Fácil de cambiar.

-Reusable (se lava completamente una vez a la semana, se puede cambiar diario haciendo 7 pisos).

-Cómoda y mantiene el calor.

-Se ahorra dinero a largo plazo.

-Se nota fácilmente si el erizo tiene problemas en su excremento, pérdida de púas, sangrado, y cualquier otro problema de salud.

El único contra es la imposibilidad de “escarbar”, cosa que los erizos aman. Pero se puede hacer un montoncito de tela cortada en tiras y lo disfrutan por igual.

Aquí hay un tutorial para hacer piso de tela sumamente fácil y rápido. Link.

Cualquier otro tipo de material como la viruta tiene como pros el hecho de que se cambia fácilmente sólo el área sucia y el erizo puede escarbar  y esconderse. Pero muchos más contras, como la posibilidad de ácaros y problemas respiratorios, el hecho de que suele ser incómoda y se atora en las púas de los erizos, además de que hace mucha basura al sacar a los erizos para pasear o jugar.

¿Los erizos necesitan una rueda?

Sí. Totalmente. Las ruedas son buenas porque le permiten al erizo entretenerse durante la noche, en vez de tirar todo en su jaula o tratar de fugarse (y posiblemente lastimarse).

Hay muchos tipos de ruedas, cualquiera es buena mientras su piso sea firme y no “desarmable”, sea de plástico y nada de rejas, se pueda sujetar bien para que no se caiga el erizo y se puede lastimar, pero sobre todo debe ser del tamaño más grande posible, para evitar que la espalda del animal se curve y pueda llegar a herirse seriamente.

Las ruedas suelen ser un poco caras, pero también podemos hacer la nuestra. Aquí hay un excelente tutorial para hacer una rueda personal. Link.

NOTA IMPORTANTE: Casi todos los erizos suelen defecar mientras corren en la rueda, y por lo tanto manchar sus patas. Lo más recomendable es darle un baño de patar al erizo, es decir en un recipiente colocar agua tibia que cubra sus patas y dejar que se remoje un poco ayudando a remover los restos del excremento. Los erizos no se bañan a sí mismos como otros animales, así que esto es sumamente importante.

¿Los erizos necesitan un lugar para esconderse?

. Cualquier cosa que les permita privacidad y oscuridad, desde una caja de zapatos hasta un iglú de plástico como los que venden especialmente para ellos. También les sirven tiras de tela en gran cantidad donde puedan esconderse. Pero siempre tienen que tener donde dormir cómodos y seguros.

¿Los erizos necesitan juguetes?

No. No necesitan juguetes, pero tampoco los rechazan o son malos para ellos. Algunas personas utilizan carritos de juguete, y algunos erizos disfrutan empujarlos con el hocico, pero no todos. También suelen disfrutar meter la cabeza en rollos de papel higiénico de cartón, pero lo que más disfrutan es una rueda para correr por las noches.

¿Qué otros accesorios pueden usar?

Deben tener comedero y bebedero. El bebedero puede ser de balín o de piso, un recipiente pesado que no puedan tirar fácilmente, al igual que el comedero.

¿Se deben bañar?

Cuando sea necesario, sí, ya que como dije antes, no son animales que se limpien por sí mismos. Aquí hay un video excelente sobre cómo bañar un erizo.

También es necesario cortar sus garras cuando se vean largas, ya que pueden lastimarlos al hacerse bolita.

¿Qué edad tiene un erizo en comparación de un humano?

Sólo por curiosidad, estos son los aproximados. (Izquierda humano, derecha erizo).

2 meses = 10 años
6 meses = 20 años
14 meses = 30 años
3 años = 40 años
3 1/2 años = 50 años
3 3/4 años = 60 años
4 años y dos meses = 70 años
5 años y 4 meses = 80 años
6 años = 90 años
7 años y 8 meses = 100 años

¿Qué comen los erizos?

Básicamente, carne, insectos y algunas frutas. Sobre qué alimentar a los erizos domésticos…

Se recomienda dieta para gato de alta calidad, como Royal Canin para gato o Hill’s Light. Existen alimentos especiales como Mazuri para erizo, pero se recomienda principalmente para erizos bebés, además de que es más difícil de conseguir. Básicamente, un buen alimento debe contener proteína de alta calidad (pollo principalmente) y dósis adecuadas de proteína y grasas.

No debe contener ningún tipo de semillas ni vegetales o frutas deshidratados.

Siempre deben tener agua fresca disponible.

¿Qué premios puedo darle a un erizo?

Los premios siempre son buenos para que un erizo sea más amigable con nosotros, y el favorito de la mayoría es el tenebrio o mealworm. Hasta a mí se me antojan cuando los veo comerlos…

Se venden en muchos acuarios o tiendas de mascotas exóticas, y son fáciles de criar también.

Ungimiento

Esto es algo muy curiosos que los erizos realizan al percibir un olor nuevo o interesante. Muerden la fuente del olor y después se lamen sus propias púas, dejando una especie de espuma que en realidad es saliva densa sobre ellas. Nadie sabe con certeza por qué lo hacen, y los bebés los hacen mucho más que los adultos. Es un misterio de los erizos que puede asustar a algunos la primera vez que lo miran (como a mí…)

Finalmente me queda decir que los erizos realmente valen la pena. Son ridículamente lindos y curiosos, fáciles de cuidar y muy interesantes. 😀

Mucha información la obtuve de sitios web muy recomendables como Hedgehog Central.

Share

Vela en cuanto puedas: Children of men; Perfect Sense

17 May

Hace un par de años vi la película Children of Men (Los Niños del Hombre) con muchas ganas y expectativas que no sólo no fueron decepcionadas, sino que fueron superadas…

¿A quién no le gustan las películas sobre “el fin del mundo”? No sé, por algún extraño motivo nos gusta mirar cómo es que distintos autores, directores, etc, se imaginan algo inevitable y totalmente impredecible para nuestra especie humana. Pero es por lo mismo que suele ser un género explotado y cada vez menos interesante… Ya últimamente sólo vemos zombies matándose entre sí y matando a todos, desastres naturales de épicas proporciones destruyendo todo a su paso o extraterrestres malvados matando la raza humana por diversión… Por eso mismo encuentro tan interesante cuando surge algo innovador, así como Children of Men, y ahora me llamó la atención Perfect Sense (Al final de los sentidos).

Así que debo recomendar ambas películas, que pronto figuraron en mi no corta lista de filmes “favoritos”, por llamarlos de un modo, esos que soy perfectamente capaz de mirar más de una vez sin querer matar a alguien por ya saber qué va a pasar.

Children of men es una película dirigida por Alfonso Cuarón y protagonizada por Clive Owen (Inside Man, Sin City) cuya trama es tan simple como profunda: en un futuro donde el ser humano ha perdido la capacidad de procrear y espera lentamente su desaparición como especie, una mujer de manera inexplicable se embaraza. Un grupo de activistas por la humanidad deciden escoltarla al “Proyecto Humano”, un grupo de dudosa existencia que podría ayudarla, lejos de experimentarla o usarla como haría directamente el gobierno.

La película está basada en un libro del mismo nombre, que me veo obligada a decir, es aburrido, lento y muy diferente, para peor. Es así que toda esa gente que afirma sin pensar que un libro siempre es mejor que una película, está cometiendo un terrible error. La manera en que está llevada a cabo es completamente impecable. Cada detalle está tan bien cuidado que resulta difícil no adentrarse en la película y sentirse parte de ella como cualquier otro personaje.

Absolutamente todo tiene sentido, así como en Perfect Sense (de hecho ambas son muy parecidas, pero de esa hablaré después). Y es que si pensamos en una situación de este tipo, nos vendrían a la mente diversas preguntas. Pero en general, ¿qué pasaría con la gente? ¿Cómo afectaría esto a la sociedad? Por supuesto que se entraría en un estado de pánico total, un caos y masacre incontrolables. Y aquí sólo queda en pie Inglaterra como país “estable”, pero cada vez más sumergido en la miseria como todos los demás.

El ambiente es tan deprimente y las escenas tan sorpresivas y fuertes que para algunos sería difícil no llorar. Theo, el protagonista, debe llevar a salvo a Kee (la mujer embarazada) cuando se da cuenta que los activistas con los que iba tienen otras intenciones. Y aquí empiezan a surgir la tensión y las ansias. Kee además es una migrante negra, cosa bastante peligrosa considerando las estrictas reglas que tiene Inglaterra para seguir siendo un país modelo. El terrorismo y el crimen andan por doquier, volviendo cualquier intento por escapar un peligro para ambos.

Todos los detalles están ahí.. Nos hace recordar que es el futuro y que la humanidad está desesperanzada. Pero que, a fin de cuentas, sigue siendo la sociedad que conocemos. Detalles como tecnología avanzada y bromas sobre la situación del mundo mantienen un aire fresco y novedoso durante los minutos que dura esta obra de arte. Por supuesto, las actuaciones también son tan convincentes que nos causa emociones incontrolables. Clive Owen está demasiado arrinconado para lo genial que es.

Otra cosa que me impresionó (para bien) fue el hecho de que no puedes dejar de verla. Simplemente no puedes. Tan sólo viendo los primeros 3 minutos nos damos cuenta que esta cinta es serious business, y de ahí no queremos parar.

Y ahora hablaré un poco sobre Perfect Sense, la que me hizo recordar esta maravillosa cinta por lo parecidas que son en cuanto a realización y ambiente, aunque la historia es muy diferente. De hecho, me llamó la atención porque llegué a leer una comparación de ambas, y me temo que de no haberlo hecho no me hubiese interesado, ya que la trama por sí sola no es demasiado llamativa para cualquiera.

Aquí la historia se centra en Susan (Eva Green) y Michael (Ewan McGregor), dos británicos cuyas vidas amorosas parecen simplemente tener que encajar tarde o temprano, y efectivamente sucede, pero durante el peor de los tiempos. El Apocalipsis aquí es, en cierto modo, mucho peor que en Children of Men: la gente comienza a perder los sentidos.

Pero de lo mejor que tiene este film es que narra de inicio a fin la pandemia, rápida y efectivamente. Susan trabaja como epidemióloga, así que está presente desde los primeros casos de la enfermedad. Personas que, repentinamente, sienten una terrible tristeza de lo que han perdido y hecho en la vida, y luego de una depresión relámpago pierden el sentido del olfato. Así de simple, así de rápido, se expande del mismo modo por todo el mundo, sin tiempo de prevenir o averiguar la causa.

Michael es chef, así que la pérdida del olfato afecta directamente sus platillos, volviéndolos demasiado salados, dulces o condimentados a los clientes. Sin embargo, y como es perfectamente posible y como hace perfecto sentido, la gente acaba por acostumbrarse a ello, siguiendo sus vidas sin poder oler. Pero aquí también se llevaron a cabo a la perfección los detalles. ¿Qué más pasaría?El olor y la memoria están conectados en el cerebro“, la pérdida no es sólo del olfato, sino también de los recuerdos que estaban ligados a ello. “Un océano de imágenes desaparece“… Y eso es sólo el inicio de la pérdida de los sentidos.

Pero la película no sólo nos habla de un romance que sucede en el fin de los tiempos para la humanidad. Es también un mensaje muy crudo y fuerte sobre la valoración de lo que tenemos. Algo que llega a resultar explotado, pero que si es llevado a cabo como aquí, nos deja con la piel de gallina.

Luego del olfato viene la siguiente pérdida. Un pánico y delirio inexplicable se apodera de la gente, luego de un hambre insoportable que nos hace comer lo primero que encontremos. Después del show, la pérdida del gusto.

Y no vale la pena hablar de las demás pérdidas, cada una acompañada de su emoción pasajera. En lo que esta película triunfa es en realismo, en el modo en que nos convence de que esto está pasando. El problema será para quien busca una historia de amor pura; y por el contrario, para quien busca una historia apocalíptica pura, ya que ninguna de ambas será complacida. Pero es una buena combinación pese a todo, una historia convincente y original que nos deja con un sabor agridulce en la mente.

Y ahora termino por dejar los enlaces para descargar ambas películas, totalmente recomendables y para un público más amplio que otro tipo de films que he recomendado como Tideland.

Descarga Children of Men Link de Taringa!

Descarga Perfect Sense Link de Taringa!

Share

Perro que ladra

19 Apr

NOTA: Los cuentos no son míos (ya quisiera), son de David Martín del Campo, pero yo me puse a transcribirlos desde mi libro (lo compré, Perro dog) así que espero que por favor, no se los roben a sus sitios…es muy fácil copiar y pegar, si lo hacen dejen el link de vuelta.

Otros cuentos de Perro dog, click aquí

Perro que ladra

Autor: David Martín del Campo

“Me mordió”, dijo entre lágrimas. El niño estaba desfajado, había salido a orinar y ahora se cubría un antebrazo con la otra mano: ese magullón con cuatro puntos de sangre.

-Perro -tuvo que aclarar mientras lo curaban-. Me mordió el perro.

Días atrás había comenzado a merodear la casa. Era un perro llegado de quién sabe dónde, zalamero y desconfiado a la vez. Permanecía a un tiro de piedra observando los movimientos en la cocina. Ya una vez se había deslizado a robar las tripas de una gallina. Por las tardes, azuzado por las lagartijas entre los zarzales, ladraba como enloquecido.

-Me mordió el perro -insistió el niño, y al sentirse amparado por los brazos de su madre soltó un berrido que terminó por lavar el susto con lágrimas a mares.

Eran dos las mordeduras: una en la pantorrilla y otra en el antebrazo. El pantalón lo había protegido contra la primera, pero la tarascada junto a la mano era más severa y la venda comenzaba a teñirse de rojo.

-¡Ve a llamar a tu padre! -ordenó la mujer al mayor de sus hijos, y cuando este se calzaba los botines a toda prisa una sombra empujó la puerta. Era el padre del niño, quien había interrumpido la partida de dominó en la cantina apenas sabe del incidente. “Un perro callejero acaba de morder a tu hijo Vicente”. Lo acompañaban su compadre Antolín y dos vecinos del compadre Antolín que hacían pareja en la mesa y eran cañeros.

-Fui a hacer pipí… me mordió el perro -y ya señalaba el rumbo de la cañada por donde escurría cotidianamente la basura.

-¡Ah, el perro! -el padre del niño rugió enfurecido y arrebató el machete que llevaba al cinto uno de los amigos de Antolín. Fue cuando éste advirtió, con achispada gravedad:

-Perro que ladra, compadre… no muerde. Pero mucho cuidado con éste, que es de los otros, y debe estar rabioso.

Así fue como dio inicio aquella expedición punitiva, a la que también se sumaron varios vecinos y los hijos del compadre Antolín.

-¡Sigue allá atrás! ¡Le acabo de aventar un ladrillazo, que ya mero…! -anunció el hijo mayor al reunírseles.

Entonces comenzó la persecución.

-¡Por ahí! ¡Detrás de esas tablas! ¡No lo vayas a asustar!

Los hombres avanzaban en montón procurando no hacer ruido, pero el sendero estaba lleno de escombros y nadie contó, la verdad, las rondas de cerveza. El primero en llegar fue uno de los vecinos del compadre Antolín, no gracias a que fuera de pies ligeros sino porque era el más bebido de todos y había rodado por la cuesta. Cuando trataba incorporarse, el perro se le aproximó.

-¡Ay, mátenlo! ¡Mátenlo, que me va a morder! -gritó desde el polvo, y los demás comprendieron la necesidad del verbo.

Varias fueron las piedras y muchas las maldiciones que comenzaron a caer sobre el desconcertado can, de manera que no tuvo más remedio que emprender -como se dice- la huida a salto de mata.

Remontar era imposible, el camino estaba copado por aquellos hombres que descendían vociferando “¡Que no escape! ¡Que no escape!” Dejarse llevar por la pendiente ofrecía una salida natural, aunque aquél era territorio desconocido.

Minutos después el perro se detuvo en seco. Había trotado ladera abajo y ahora la pelambre se le erizaba pues no lejos de ahí cuatro perros de pieles parchadas reposaban tendidos al sol. Los chuchos se irguieron ante la presencia del extraño y comenzaron a gruñir. Una piedra golpeó entonces el costado del intruso y no tuvo más remedio que avanzar, forastero como era, hacia el cauce arenoso del arroyo. “¡No lo pierdan de vista!”, gritaban los hombres que avanzaban a tompicones. Al advertir aquella ruidosa batida los chuchos optaron por permanecer quietos, aunque recelosos, pues en más de una ocasión habían sufrido aquellas pedradas en pellejo propio.

No resultó tan sencillo sortear el fango, pero el perro no tenía alternativa porque sus perseguidores ya habían alcanzado, igualmente, el fondo de la cañada. “¡Rápido, antes de que alcance la avenida!”, gritó uno de los hombres porque era cierto: el cañón del arroyo tenía una playa y ahí comenzaba la calle principal del poblado; ésa que llamaban “la avenida”.

El perro trotaba, aunque a ratos debía correr para no ser alcanzado por los rastreadores. “¡Aviéntenle piedras cuando lo tengan cerca!”, y fue cuando el arroyo y la avenida se presentaron como una encrucijada. Avanzar por el caserío era volver al territorio de los hombres; continuar por el arroyo seco implicaba adentrarse en parajes desconocidos de los que ningún perro había regresado jamás. La llanura donde se transformaban en perros aguamieleros, perros locos y sin dueño, ladridos solitarios en la vastedad de la noche… y seguramente fueron excesivas sus cavilaciones, porque el golpe certero de la piedra le fastidió una pata.

“¡Le di! ¡Le di!”, comenzó a gritar uno de los muchachos luego de que el perro soltara un doloroso aullido.

Ya no hubo alternativa. La única escapatoria era precipitarse por la avenida del pueblo, es decir, trotar, porque la piedra le había lastimado la articulación y aquello dolía al apoyar la marcha. Siguió huyendo.

Todo eso, aunado al horno cenital del sol, le había producido una sed tremenda. El perro se detuvo ante un hilo de agua que escurría del mercado porque los hombres en pos de él, a pesar de todo, no lograban acortar la distancia.

-Otra pedrada como esa y lo alcanzamos -advirtió con fatiga el padre del niño, pero su compadre pareció no oírlo. Se desprendía del grupo, disculpándose. Que necesitaba ir a casa.

El perro descubrió entonces un manjar. Alguien había olvidado una bolsa de vísceras en la puerta del mercado, y ahí estaba, al alcance de su hocico. Romper la bolsa no fue complicado; con una simple tarascada y dos zarandeos el plástico se rasgó y dejó escapar, como peces carmines, dos corazones de vaca. El perro no ocultaba su regocijo y se abalanzó sobre el primero de esos músculos inertes. Lo hubiera engullido rápidamente, pero iba a ser necesario carrasquear aquello durante un rato porque… “¡Toma!”, fue el grito que antecedió al golpe del machete. Para su fortuna el perro había volteado al instante de escuchar la voz, y eso fue lo que le salvó el pellejo, porque el arma partió en dos al otro corazón y soltó un chisporroteo contra el piso.

Al correr de nueva cuenta, es decir, a trotar, porque la pata contusa seguía doliéndole y como los hombres lo acorralaban, no hubo más remedio que escurrirse por debajo de aquella cortina de lámina plegadiza.

“¡Rodéenlo, por las otras puertas!”, gritó el compadre Antolín al reintegrarse al grupo, mostrando orgulloso la pistolita que guardaba en el cajón de los calzones. Después del resplandor solar de mediodía, aquel fresco ámbito resultaba por demás lúgubre. “¿No han visto un perro canelo que anda cojeando?”, indagó Antolín con unas marchantas que deambulaban regateando precios de puesto en puesto. “¡Anda rabioso, mordió al hijo de mi compadre!”

Pero no. El perro había sido tragado por la umbría edificación y parecía como si disuelto en la fresca humedad del recinto. A partir de ese momento la inmovilidad era su escape. Escondido entre varios canastones con legumbres podridas, el perro era un ovillo que jadeaba en secreto. Se había salvado.

Los hombres recorrieron varias veces los pasillos pararelos y sus callejones -olorosos a guayaba y sanguaza- hasta converncerse de que ahí terminaba la expedición. El perro lo intuía. La quietud había sido su mejor estrategia y entonces, para cerciorarse de que los hombres estaban ausentes, se incorporó.

Fue un leve aullido -el dolor sopresivo de la pata- el que lo delató. Los hombres empujaron los canastones, pero antes de ser ahí descubierto el perro salió disparado con su trote lastimero. Comenzaron los disparos. El primero, la verdad, asustó a todos. No que el compadre Antolín siguiera borracho, sino que un blanco móvil no representará jamás el tiro ideal. Dos, tres disparos más y el perro cojeaba ileso en busca de aquella luz desbordante en la puerta del mercado. Ahora el escape sería a la inversa: de nueva cuenta a la avenida, al cauce del arroyo seco, el cañón estrechándose hacia la cañada de aquellos cuatro perros de pieles como parches, trepar por la ladera hasta que…

Fue simultáneo. El disparo le produjo, más que dolor, la sensación de que nadaba. No podía mover las patas traseras, algo le había paralizado la mitad del cuerpo; quiso aullar de impotencia, ¡qué pasaba con sus patas!, si el sol de la calle estaba a dos saltos de aquel zaguán. Había que salir del mercado. Comenzó a arrastrarse en busca de luz.

-Présteme su juguete, compadre. Déjemelo a mí.

El quinto disparo no existió. Se había agotado la carga de la pistola y al clic desilusionador siguieron las piedras y los golpes de machete. No ladró, y la luz lo invadió todo.

En la cantina una hora después, antes de trasladar el animal muerto al puesto antirrábico, el compadre de Antolín dijo al secarse el sudor de la frente:

-Déjenme llevarlo primero a casa. Que el pequeño Vicente sepa quién es su padre.

Y así, premiados con cervezas y aquel trofeo exánime, los rastreadores llegaron sonrientes a la vivienda del niño mordido. Sin decir más el hombre se presentó ante su hijo y descargó el contenido del costal.

El chiquillo miró con turbación aquella bestia muerta. Se acarició el antebrazo vendado. Dijo al sacarse la paleta de la boca:

-Negro.

-Negro qué -lo regañó su padre.

-El que me mordió -insistió el pequeño-, era negro el perro.

Los hombres se miraron entre sí. El niño, impresionado, recomenzó el llanto.

Share

¡Nuevo diseño!

10 Apr

Como pueden ver, Konakuer tiene un nuevo diseño. Y uno bastante genial. Muy recomendada la página web de donde lo saqué (hasta abajo están los créditos del tema). Simplemente me encantó y creo que se le puede sacar mucho jugo.

En fin, próximamente el blog recibirá incontables mejoras pero sobre todo, muchos más post.

Share

Cinismo ilustrado

8 Feb

Azares en el cyber espacio me llevaron hoy a encontrarme con este divertido Blog de imágenes, como su nombre lo dice, de cinismo ilustrado.

Realmente quisiera picarle el compartir pero no quiero spamear mi Facebook, así que dejaré aquí el enlace para que, aquellos que lleguen a entrar aquí de ocio y no conozcan, se lleven un buen rato de entretenimiento sano (o insano) y bien logrado.

Las imágenes tienen una calidad demasiado buena, y definitivamente es un blog que estaré siguiendo.

En fin, no se arrepentirán de entrar, mucho más sano, interesante, genial, etc que Cuánto Cabrón y esas páginas de mierda feas.

http://www.cinismoilustrado.com/

Share

Tu animal interior

8 Feb

Navegando por la web me encontré con este entretenido, corto y sutilmente interactivo test virual para saber qué animal eres, patrocinado por la WWF.

Por algún motivo siempre he sentido simpatía por esta organización, a diferencia de otras que no mencionaré por motivos personales. Me gustan los peluches además, seguro me compraré uno para apoyarlos y hacerme feliz a mí misma. xD

En fin, les dejo el link y mi resultado:

My Inner Animal is a Darwin’s Fox

A very rare breed, you are quite particular about where you live. There are only a few places that suit your fancy. Your soft and cuddly appearance is mesmerizing but you really prefer to be alone. You are also quite a sly character. Find your inner animal at WWF.

No estoy muy de acuerdo pero, está bien. xD

También hay un enlace al final para comprar peluches como adopción simbólica de la especie y ayudar a su conservación, muy lindos la verdad.

En fin, corto y entretenido, recomendable para cualquiera de ocio.

http://www.worldwildlife.org/sites/inner-animal/index.html

Share